Córcega vs Sardinia: cómo elegir entre los dos

En su punto más cercano, Cerdeña y Córcega están a solo 11 km (6,8 millas) de distancia. Ambos ofrecen aguas cristalinas del Mediterráneo, historias coloridas, aventuras al aire libre y pueblos vibrantes. Pero las islas también ofrecen dos experiencias de vacaciones distintas. Para empezar, Córcega es francesa y Cerdeña es italiana. Mientras que la Córcega francesa es relativamente salvaje, más verde y menos descubierta, la Cerdeña italiana ofrece kilómetros de playas de otro mundo, centros turísticos vírgenes y pueblos elegantes. Y eso es solo la punta del iceberg. Aquí hay una guía práctica de Córcega y Cerdeña para ayudarlo a decidir entre las dos islas idílicas.

Cerdeña o Córcega: cómo elegir entre las dos

Resumen ¿Cerdeña o Córcega se adaptan mejor a usted?

Córcega es conocida como la Isla de la Belleza, y por una buena razón. Contiene una cantidad increíble de diversidad por metro cuadrado, con playas resplandecientes, un interior salvaje, montañas, valles y pueblos animados. La cuarta isla más grande del Mar Mediterráneo, fue vendida a Francia en 1789. El francés es el primer idioma de la isla, aunque el corsu (corsciano) se enseña en las escuelas.

Cerdeña es la segunda isla más grande del Mediterráneo, casi tres veces más grande que Córcega. La isla es más conocida por sus playas, a las que se adapta increíblemente bien, pero también ofrece historia antigua, festivales excéntricos, caminatas increíbles y lujosos balnearios. El italiano es el idioma oficial aquí, aunque también puede escuchar sardo, catalán algherese, ligurian tabarchino y sassarese también.

Cosas para hacer

Córcega

La mayoría de la gente visita Córcega para disfrutar de impresionantes aventuras al aire libre. Hay un puñado de parques naturales fuera de este mundo en toda la isla, pero la Reserva Natural de Scandola es realmente la joya de la corona. El sitio del Patrimonio Mundial de la UNESCO comprende playas, grutas, acantilados rojos y promontorios volcánicos con el telón de fondo de aguas turquesas populares entre los delfines vecinos. Los acantilados esculpidos de Les Calanques de Piana, explorados a pie o en barco, también son inolvidables, al igual que Aiguilles de Bavella para los entusiastas de la escalada en roca.

Si lo que busca son los pueblos en lo alto de las colinas por excelencia, hay mucho que explorar en Córcega. Algunos de los pueblos más conocidos se encuentran en la región de La Balagne. SantAntonino es el pueblo habitado más antiguo de la isla, Pigna rebosa de artes y oficios tradicionales, Ajaccio es el lugar de nacimiento de Napoleón. Calvi y Bonifacio son dos de las ciudadelas más impresionantes de Córcega, con vistas a deslumbrantes puertos llenos de yates. Para boutiques, bares y yates, Porto Vecchio es un placer para la multitud.

Cerdeña

(Foto: Kojin / Shutterstock.com)

En comparación con Córcega, Cerdeña está mucho más desarrollada, aunque hay parches más tranquilos y salvajes para explorar para aquellos que estén dispuestos a esforzarse un poco más. También es el hogar de varios sitios arqueológicos importantes, perfectos para aquellos interesados ​​en la arqueología. Puede realizar una caminata de dos horas a través de las ruinas nurágicas de Tiscallis, pasear por los bosques de robles hasta Capo d'Orso y sumergirse en las ruinas romanas sumergidas de Noras. La gruta de Neptuno, una cueva pintoresca que lleva el nombre del dios romano del mar, es otro viaje popular a pie o en barco.

También hay una docena de castillos impresionantes esparcidos por el paisaje, como el Aquafredda en Siliqua y el Castillo de Doria en Monteleone Rocca Doria. El folclore sardo también juega un papel importante en la cultura de las islas y encontrarás coloridos carnavales y procesiones durante todo el año, desde la Sagra del Redentore en Nuoro en agosto hasta los desfiles de caballos de Cavalcata Sard en mayo.

Si lo que busca son complejos lujosos, Cerdeña los tiene a montones. En 1962, el millonario Karim Aga Kahan transformó una costa virgen en Costa Smeralda. Hoy es el lugar al que se dirigen multimillonarios miembros de la alta sociedad, celebridades y supermodelos en megayates.

Cerdeña también alberga cinco de los pueblos más bellos de Italia: Atzara, Bosa, Carloforte, Castelsardo y Posado.

Comida y bebida

Cerdeña es un verdadero destino gourmet. Rico en frutas frescas, verduras y legumbres, mariscos y pescados y carnes orgánicas, es un paraíso para los gastrónomos. A diferencia de la Italia continental, hay menos énfasis en el primi piatti , y la mayoría salta del antipasto a los platos de pescado. Dicho esto, también hay algunos platos de pasta de la isla bastante famosos, como el filindeu o los hilos del dios. Es una de las pastas más raras y en peligro de extinción del mundo, y solo hay una mujer que todavía la prepara. Además de los restaurantes de playa sin pretensiones, hay muchas mejores opciones gastronómicas, especialmente en la Costa Esmeralda. También hay docenas de festivales gastronómicos por los que emocionarse, desde el mes del mejillón en junio en la costa de Gallura hasta el festival anual de pesca del atún. También son buenos para el vino, más conocidos por los vinos Cannonau, Vermentino y Carignano.

Teniendo en cuenta que Córcega es una isla, es sorprendente que su cocina no gire en torno a los mariscos. Aquí todo gira en torno al jabalí o sanglier , que tradicionalmente se sirve con pasta o polenta. Civet de sanglier, la cazuela de jabalí, es el plato estrella de la isla. El pescado tiende a ser un poco más caro debido a la reducción de las poblaciones de peces, pero todavía es posible recoger salmonetes, doradas y cangrejos de río por un buen precio. Si viajas al este de la isla, no te pierdas las ostras. Córcega también produce un puñado de excelentes vinos para delirar. White Vermentino, Nielluccio y Patrimonio red son los principales vinos de gran éxito aquí.

Playas

A diferencia de la Italia continental, donde las playas suelen ser propiedad de hoteles y bares, Cerdeña está repleta de hermosas (y gratuitas) playas. Hay más de 1000 km (621 millas) de costa, con arena blanca como la nieve y aguas turquesas que normalmente asociarías con el Caribe. En el sur encontrarás esas famosas dunas blancas, mientras que en el este encontrarás el mejor surf. Las bahías festoneadas de Costa Smeraldas son celebridades y supermodelos populares, pero también hay muchas playas apartadas que rodean los lidos privados. La Costa Verde y la Costa del Sud son dos de las playas más populares de las islas. O puede navegar a las islas de granito de La Maddalenas para una verdadera experiencia de náufrago.

Córcega también cuenta con hermosas playas, aunque menos que Cerdeña. Hay alrededor de 200 playas en total, que van desde acantilados azotados por el viento que se sumergen en el mar hasta extensiones de arena blanca como la nieve. Hay menos lidos y playas privadas en Córcega, perfectas para aquellos a los que les gustan los lugares apartados y salvajes. Palombaggia Beach es uno de los arenales más bellos de la isla, ubicado en el sur.

Hoteles

Córcega

(Foto: Villa Bergerie Olivella)

Con más de 150 campings y 25 000 parcelas, Córcega es un sueño para los amantes de la acampada. También hay resorts y hoteles, aunque debido a las estrictas leyes de planificación, tienden a encontrarse en grupos. Aquellos que buscan un hotel lujoso tienden a mirar hacia la costa sur, alrededor de centros turísticos como el Porto Vecchio, que está bordeado de deslumbrantes yates. St Florent es otro lugar elegante, con apartamentos con vistas al mar y fácil acceso a tiendas, bares y restaurantes.

Los que saben se dirigen al norte, a los parques nacionales menos desarrollados y pequeños pueblos de pescadores. Más hacia el interior, encontrará bergeries tradicionales, granjas o fincas perfectas para aquellos que buscan una escapada corsa más auténtica. Bergerie Olivella es el ejemplo perfecto de una idílica casa de campo de piedra del siglo XIX situada entre cipreses. La mayoría de los hoteles y campings de Córcega también admiten mascotas.

Cerdeña

Hay cientos de hoteles para elegir en Cerdeña, desde B & B económicos hasta hoteles de lujo. Aquellos que buscan unas vacaciones en un resort tienen docenas de opciones al alcance de la mano, lo que lo convierte en un destino popular entre las familias. Los resorts de lujo también son abundantes. Para los amantes de la playa, el Hotel El Faro y el Hotel Sporting Porto Rotondo son inmejorables para acceder a aguas cristalinas y playas privadas. A lo largo de la Costa Smeralda, encontrarás los alojamientos más exclusivos. Pero si está buscando explorar los tesoros culturales e históricos de Cerdeña, vale la pena hacer una investigación sobre la ciudad de antemano. Si bien hay algunas ciudades realmente hermosas como Caligari, Bosa e Iglesias, es fácil terminar en una ciudad superdesarrollada sin hacer la diligencia debida.

Clima

El clima en Cerdeña y Córcega es casi idéntico. Es lo suficientemente cálido para disfrutar de la playa de mayo a octubre, pero en julio y agosto las temperaturas se disparan. La mejor época para visitar Cerdeña es en la temporada media, ya sea de abril a mayo o de septiembre a octubre. Por lo general, es lo suficientemente cálido como para nadar en el mar, con menos multitudes. También está lleno de flores y fiestas locales. Mientras tanto, Córcega tiende a recibir menos visitantes en los meses de verano, por lo que si busca unas vacaciones en la playa con un calor abrasador, julio y agosto aún pueden ser agradables. Si busca largas caminatas, mayo y septiembre son los mejores momentos para viajar. Como el destino más tranquilo de los dos, es mejor evitar Córcega entre noviembre y marzo, cuando hay pocas actividades para los turistas en la isla.

Ir arriba